ENTREVISTA A ELENA GONZÁLEZ, GERENTE DE ANESE

Tras el último Congreso de Empresas de Servicios Energéticos, ¿cómo se percibe la evolución del sector desde hace un año?

E.G.: La conclusión más importante es que el sector avanza, pese a las dificultades. Las ESEs que están apostando por su modelo de negocio y con su convencimiento superan barreras y hacen que afloren casos de éxito. Sobre todo por encima del entorno que no sólo no ayuda, sino lo contrario. Hay que diferenciar por un lado la Administración Pública, dónde el modelo de servicios energéticos en alumbrado público está consolidándose, el sector industrial que está sufriendo tras el nuevo marco de cogeneración y el sector terciario y residencial, dónde el problema es que aún existe mucha confusión entre ESEs y empresas de mantenimiento por ejemplo.

anese

La clave para el desarrollo de la Eficiencia Energética en los próximos meses pasará sin duda por la transposición de la Directiva Europea de Eficiencia Energética. ¿Qué expectativas de negocio pueden surgir con esta Directiva?

E.G.: La directiva es una oportunidad única para que regulación ayude de una vez por todas al desarrollo de este mercado. Si la transposición se hace clara y contundente, con objetivos cuantificables y utilizando los recursos que se pongan en juego será un éxito y marcará un antes y un después. Si sólo pretende aprobar raspado en la UE no servirá.

Si las propias ESEs garantizan por contrato el cumplimiento de las exigencias de eficiencia energética, dinamitaremos el mercado al margen de que además tengamos un catálogo de posibles servicios. Si no, nos limitaremos a crear un fondo tradicional que al final no se utilizará por complicaciones burocráticas.

¿Cuáles son los retos y objetivos para el futuro?

E.G.: El mercado tiene que entender lo que ofrece una ESE. Desde ANESE planteamos una clasificación de empresas que ayudará tanto a los clientes como a las ESEs. Desde el punto de vista del cliente, tenemos que conseguir que entienda y valore el servicio que presta la ESE. En cuanto a la administración pública, está muy bien que la punta de lanza de la eficiencia sea el alumbrado público municipal, pero hay más niveles de administración pública y más proyectos de eficiencia donde se pueden garantizar ahorros, sobre todo en edificación y renovación de edificios.

Por otra parte las ESEs no han llegado a una total sintonía con el sector financiero, siendo el reto que se consideren los proyectos como garantía para la financiación. Es difícil pero debemos ser imaginativos.

Como asociación que representa a las empresas de servicios energéticos ¿qué retos os habéis fijado para el futuro?

E.G.: Regulación, contratación, financiación, y comunicación. Estamos trabajando en la transposición de la directiva, en buscar modelos de contrato que faciliten al cliente final adaptar las ofertas al nivel público y privado, con diferentes entidades financieras para conseguir un modelo que satisfaga a todos y en transmitir las posibilidades de la eficiencia energética en el sector terciario y residencial.